Historia de la chartreuse

historia, del elixir al licor

Licor con 130 plantas, siendo este número el único elemento conocido de una receta que conserva todo su misterio, la Chartreuse ha llevado su fama muy lejos: la de la Orden que desarrolló y perfeccionó la receta en sus diferentes versiones pero, también, la de un macizo del que la emblemática y refinada bebida toma prestado su nombre. El licor de Chartreuse se ha abierto durante mucho tiempo al mundo, casi encajando en el registro de la "cultura" popular en muchos lugares del mundo. Pero, como originalmente y fuera del período en que los cartujos expulsados ​​estaban fuera de Francia, es en la Chartreuse donde tiene lugar su producción. Muy cerca del Monasterio de la Grande Chartreuse donde residen las únicas tres personas que conocen "la" fórmula secreta.
1084 - 1788 Los orígenes del Élixir
Notice Ancienne Elixir

Los licores de Chartreuse toman su nombre de la Orden de los Cartujos (Ordre des Chartreux), nombre que deriva a su vez de un lugar donde Bruno y sus siete compañeros decidieron establecerse en 1084: el « desierto » de Chartreuse. Fue en estas austeras montañas donde se levantó una ermita para vivir en soledad y en comunidad, en oración y contemplación, en el silencio del monasterio. El lema cartujo de autosuficiencia les obliga a encontrar medios de subsistencia en su entorno inmediato: se convertirán sucesivamente en criadores, piscicultores, explotadores de los bosques de Chartreuse e incluso herreros.

En 1084, el ex colegial de la catedral de Reims, Bruno, nacido en Colonia (Alemania), y sus seis compañeros llegaron al desierto de Chartreuse. En Europa están surgiendo otros monasterios que siguen la misma regla. En 1257, los cartujos respondieron a la llamada del rey de Francia, San Luis, y fundaron un monasterio en Vauvert, en las afueras de la capital, en el actual Jardín de Luxemburgo. Medio siglo después, se encuentra aquí la "Chartreuse de París", rodeada de jardines y viveros que fomentan el interés de los monjes por el arte de la farmacopea. Como parte de sus actividades, los cartujos se codean con el médico y teólogo Arnaud de Villeneuve, así como con su alumno Raimond Lulle, famoso por sus estudios sobre plantas medicinales y por haber presentado una nueva medicina: el brandy, obtenido tras la destilación del vino. Luego, los monjes desarrollaron varias esencias de la juventud llamadas aguardientes, que se utilizaron por sus virtudes terapéuticas. Así, en 1605, François-Annibal d'Estrées, mariscal que tenía fe en sus conocimientos, entregó a los monjes cartujos de París un documento cuyos orígenes siguen siendo misteriosos.
Este manuscrito contiene una lista de plantas abigarradas y algunas indicaciones para establecer un Elixir de "larga vida". En 1614, bajo la responsabilidad del hermano Claude Obriot, se construyó una botica en el monasterio parisino de Vauvert, lo que permitió trabajar mejor el arte de las plantas. A pesar del arduo trabajo, los monjes aún tienen que encontrar el equilibrio perfecto para su Elixir del manuscrito. Después de una estancia en París en 1736, Dom Michel Brunier de Larnarge descubrió este manuscrito. Cuando se convirtió en prior de la Grande Chartreuse y General de la Orden en 1737, pidió que el manuscrito fuera trasladado a la Grande Chartreuse. El hermano Bruno y el hermano André desarrollarán, con abnegación, una nueva fórmula cuyo color es el rojo. Tras sus muertes, su sucesor, el hermano Jérôme Maubec, llegó en 1755 al resultado final proponiendo un remedio a 71° "muy famoso" cuyo proceso quedará registrado en el manuscrito. Después de la muerte del hermano Jérôme Maubec en 1762, el hermano Antoine Dupuy fue llamado para continuar esta obra. Mejora el método y el nuevo color es ahora "un poco verdoso" con un sabor "picante y activo". En 1764, este proceso y sus siete operaciones sucesivas se plasmaron en un nuevo manuscrito de siete páginas con el título explícito: "Composición del Elixir de Chartreuse”. Esta fecha es un momento fundamental.

Más información
1789-1840 El nacimiento de un licor

Durante sus primeros 700 años de existencia, la Orden se encontró con muchas vicisitudes que marcaron su camino. Por nombrar solo algunas; una avalancha, ocho incendios y, la peste, que causó muchas víctimas entre los cartujos. En el siglo XVII continuaron con la Revolución Francesa que provocó años de traslado errante del manuscrito y enfrentamientos políticos, durante los cuales los cartujos fueron incluso expulsados ​​del Reino de Francia.

A finales del siglo XVIII, el Elixir de santé se ofreció a unos pocos aficionados exigentes en los mercados de Grenoble y Chambéry. El hermano Charles entrega las botellas en burros, encajadas entre sacos de heno. También hay algunos depósitos como Saint-Marcellin, Le Sappey, Bourgoin, La Tour-du-Pin, Voreppe, Chambéry, Crémieu, Les Échelles, Pont-de-Beauvoisin y Voiron.

Este impulso prometedor fue destrozado por las crisis políticas que estallaron en 1788 con el Día del Azulejo en Grenoble, que precedió al derrocamiento de la Revolución Francesa el año siguiente. En 1790, la Asamblea Nacional promulgó la ley sobre la constitución civil del Clero y luego el gobierno hizo un inventario de las propiedades de los cartujos. En 1792, el estado decidió expulsar a los monjes de la Grande Chartreuse, Vauvert y todos los monasterios de Francia. Es en este contexto conflictivo que el manuscrito pasa de mano en mano.

En 1800, bajo el régimen consular, Pierre Liotard, ex farmacéutico de la Chartreuse, lo recupera de manos de Dom Basile Nantas, ex vicario de la Chartreuse de Prémol donde se conocieron, y lo conserva de forma preciosa. En 1816, por real decreto de Louis XVIII, se autorizó a los cartujos a regresar a su devastado monasterio. Bajo el impulso de Dom Ambroise Burdet, y gracias a sus notas, se esforzarán por volver a producir el Elixir. La producción sigue siendo limitada, y solo se reinstala una pequeña parte. Los monjes también están desarrollando tratamientos como la pasta de dientes - y el "específico" contra el dolor de muelas -, la bola de acero o los jarabes.

Ocho años de trabajo conducen a la "buena receta práctica" escrita por Dom Messy. A partir de 1825, los escritos atestiguan el desarrollo de un nuevo "Elixir de mesa o de salud". Este nuevo licor, que asciende a 60 °, tiene virtudes medicinales que luego ayudarán a luchar contra la terrible epidemia de cólera que asoló Francia y Europa en 1832. Además de este aspecto medicinal, los monjes entendieron que este nuevo elixir, cuya producción es trescientos litros al año, ahora puede convertirse en un auténtico licor con un sabor único. En 1835, los monjes finalmente recuperaron su manuscrito pagando 3.000 francos a la viuda de Pierre Liotard, lo que permitió los ajustes finales para sus licores.

En 1838, el hermano Bruno Jacquet desarrolló un licor de melisa caracterizado por un color blanco. Ese mismo año, el hermano Colomban Mure-Ravaux produjo, justo antes de su muerte, una mezcla completamente diferente, más suave, y con un color amarillo pálido. Esto presagia otra novedad en 1840: el "Chartreuse amarillo". Fue en este espíritu de voluntad que el padre Garnier, abogado y responsable de Licores, decidió, todavía en 1840, llamar a otro licor de salud elaborado con paciencia por los monjes: el "Chartreuse Verde".

Más información
1840-1902 La creación de une marca
Marque Chartreuse

A partir de 1840, los licores se comercializaron con el nombre « Chartreuse », pero la marca aún no estaba registrada. En 1841, los ingresos del primer mes fueron iguales a los de las ventas del año anterior: el éxito fue rápido. Gracias a los ingresos generados por la venta de los licores y el ahora famoso elixir, el monasterio pudo dedicarse a más caridad en los años siguientes. La presencia de soldados en el macizo en 1848, aumentará la reputación del Chartreuse. Los soldados lo prueban y hablan de él en todos los cuarteles! Este éxito desencadena inevitablemente la creación de falsificaciones, lo que obliga a los cartujos a poner en sus botellas y frascos las palabras “Licor vendido en la Grande-Chartreuse”, acompañadas de la firma L. Garnier.

A partir de 1840, las ventas se convirtieron en el principal ingreso del monasterio y se multiplicaron por diez al año siguiente. Paralelamente al rápido desarrollo de la “Chartreuse Verde”, la “Chartreuse Amarillo” comienza a encontrar aficionados que están descubriendo un licor más suave a 43°. A los visitantes del monasterio, como nos recuerda Dom Jean de La Croix-Dufaître, se les ofrece “un vaso pequeño de licor por 5 céntimos”. Su fama es tal que se la conoce como la "Reina de los licores". Los licores y el Elixir se exportan ahora a Lyon o Burdeos, pero también a Viena, Gap, Ginebra, Marsella, Nancy, Nevers e incluso a París e Italia, aunque la marca aún no se ha registrado oficialmente. A partir de 1848, la situación de los monjes mejoró y las ventas aumentaron gracias a una guarnición militar instalada en Isère. Después de descubrir la "Cartuja Amarilla" durante una visita al monasterio, la anuncian. El éxito es tal que se acumulan las falsificaciones y las demandas. Para acabar con las copias, los Padres Chartreux elaboraron botellas especiales y colocaron etiquetas y sellos "Licor elaborado en la Grande Chartreuse" acompañados de la firma de Dom Louis Garnier. El 20 de noviembre de 1852, este último deposita la marca por primera vez para los cartujos.

En 1864, el aumento de la producción y el comercio de licores, pero también el deseo de limitar el transporte y evitar el riesgo de incendios en el monasterio, obligó a trasladar la destilería del monasterio a Fourvoirie en la ciudad de Saint-Laurent- du-Pont. Además, tras años de debates y trámites, una carta del Papa recomienda al prior de Chartreuse “alejarse” del monasterio “de la fabricación de licor”, para mantener el silencio, la meditación y la soledad. Al mismo tiempo, se establece un almacén y una ubicación de envío en Voiron. El trabajo de desarrollo en los dos sitios comenzó en 1860 por iniciativa del Reverendo Padre Dom Jean-Baptiste. En el monasterio se guarda el depósito de plantas aromáticas. A finales de la década de 1860, la falsificación no se detuvo y se llevaron a cabo unos quince ensayos hasta 1868. Dom Louis Garnier registró la marca en 1869. A pesar de esta protección, la Guía práctica para el destilador observó que el Chartreuse era, "de todos los licores, el que ha dado lugar a un mayor número de falsificaciones”. El Vaticano está satisfecho con la actividad de los monjes, porque todos los años, desde 1865, ha permitido atender las necesidades del Seminario francés en Roma, pero también acudir en ayuda de las poblaciones locales, como fue el caso durante el terrible incendio que asoló Saint-Laurent-du-Pont en 1854, o incluso con la construcción de un hospital en 1892 en el mismo pueblo.

Más información
1903-1950 El viaje de las destilerías
Camion Tarragone

El comienzo del siglo XX está marcado por un poderoso anticlericalismo que cree que la liberación de las mentes requiere el borrado de las religiones. Desde la Revolución Francesa, la institución monástica ha sido atacada violentamente, y los cartujos, luego de haber resistido una primera oleada de expulsión de congregaciones no autorizadas, el artículo 13 de la ley del 1 de julio de 1901 (Waldeck Rousseau) les otorga un terrible golpe: « ninguna congregación religiosa puede formarse sin una autorización otorgada por una ley que determinará las condiciones de su funcionamiento ». Los cartujos pronto serán expulsados.

En 1902, tras asumir la presidencia del Consejo de Émile Combes, se inició en Francia una política desfavorable para las órdenes monásticas. Visionarios, los Padres Cartujos crearon una estructura en España, La Unión Agrícola, el 27 de diciembre de 1901, y colocaron a la cabeza a tres laicos de confianza. El 13 de abril de 1903, un comisario les advirtió que debían abandonar el monasterio y, quince días después, llegaron soldados a expulsarlos, ante las protestas de la multitud dauphinoise.

Luego organizaron la retirada de la destilería de Tarragona, España, a una antigua fábrica de hilado y tejido que la Orden había veinte años antes. En Francia, el licorista Cusenier recupera los derechos de la marca y crea la Compagnie Fermière de la Grande Chartreuse para gestionar las instalaciones. Los monjes tardarán años en poder corregir esta injusticia. En España, la producción de licor se inició en 1904 y los ensayos fueron aumentando en todas partes. Pero la fama del “Licor elaborado en Tarragona por los Padres Cartujos” y el saber hacer de los monjes son inimitables. Poco a poco, los religiosos logran recuperar los derechos de su marca en el exterior. A partir de 1912, las ventas irán en aumento, luego de que la Corte Suprema de Estados Unidos prohibiera el licor de "the Cusenier Company" en suelo estadounidense.

En 1921, los Padres cartujos establecieron su nueva destilería en Marsella. Durante una década, relanzarán sus ventas en Francia, y Paul Brézun, jefe de marketing desde 1881, tiene ahora un presupuesto publicitario sustancial. Además, la Cartuja goza de un reconocimiento excepcional al aparecer en la famosa novela de Francis Scott Fitzgerald, El magnífico Gatsby, publicada en 1925. Frente a estos éxitos, mientras los productos de la Compagnie Fermière son rechazados por los consumidores, que - aquí quiebra en 1929 La Compagnie Française de la Grande Chartreuse, gestionada por los monjes, finalmente puede encontrar su propiedad y recuperar su huella. Pero todo debe reiniciarse en Fourvoirie. Después de cuatro años de trabajo impresionante, se reanuda la producción.

En 1935, una nueva tragedia golpeó a Chartreuse: un deslizamiento de tierra arrasó con las instalaciones de Fourvoirie. Ante el destino, todos se movilizaron y la producción se reanudó unos meses después en Voiron. En España, la guerra civil golpeó al licor a su vez, y la destilería de Tarragona fue bombardeada en 1938, el mismo año en que apareció el licor en la película de Alfred Hitchcock Una mujer desaparece. Los tiempos fueron difíciles, muchas tragedias golpearon la Cartuja. Un rayo de esperanza nació con el regreso de los monjes al monasterio en junio de 1940 gracias a un decreto de Georges Mandel. No fue hasta la Liberación de 1945 que se restableció la normalidad y una forma de apaciguamiento. Los cartujos decidieron entonces cambiar la imagen del licor y el año 1950 se afirmaría como un año de renovación. Una nueva etiqueta para la marca Chartreuse, una fuerte dinámica publicitaria y comercial y un crecimiento acompañaron este período de las Trente Glorieuses.

Más información
1951-1982 La creación de una nueva identidad

Disminución de la popularidad
Si bien el Charterhouse ha ganado fama internacional, es de los Estados Unidos de donde llegan las malas noticias. La crisis golpeó las ventas de licores y estas colapsaron al otro lado del Atlántico en 1983. Siguió un período de disminución de las ventas, también debido a la disminución de la popularidad del licor. Los mercados francés y europeo también se ven afectados. Como en 1789, como en 1903, como en 1935, los cartujos levantarán la cabeza y confiarán en la calidad de sus recetas y de sus licores.

Con las "Trente Glorieuses", la reconstrucción de Francia inauguró un período de tranquilo crecimiento para los licores. En 1951, la palabra "Chartreuse" se coloca, sola, en las etiquetas. Se renueva el diseño de las botellas, utilizamos el marcado en relieve. A finales de la década de 1950, se lanzaron campañas publicitarias a gran escala; los dibujos de Charles Lemmel fueron reemplazados gradualmente por montajes fotográficos. Al mismo tiempo, los primeros comerciales de radio hicieron escuchar cantos de pájaros y susurros que evocan el silencio de la vida de los monjes, mientras que en el cine se muestran campos de flores... Los cartujos y el monasterio ceden ante la botella de licor, en el macizo de la Chartreuse y en los lugares para beber. Al mismo tiempo se mantiene la producción en Tarragona. La locura de Chartreuse está en su apogeo y las ventas están aumentando en los Estados Unidos.

Con motivo de este período, en 1963 se creó el “Chartreuse Envejecimiento Excepcionalmente Prolongado”. El legendario licor VEP tiene la particularidad de haber reposado en báricas Demi Muid, más pequeños que las tinas. A continuación, cada botella se numera con su añada de embotellado.

En 1966, el proyecto de ampliación de las bodegas Voiron responderá a este crecimiento. También fue la época en la que el licor se asoció con grandes acontecimientos, como la coronación de la reina Isabel II (1953) o los Juegos Olímpicos de Invierno de Grenoble (1968). La Chartreuse también tuvo su propia caravana publicitaria durante el Critérium ciclista du Dauphiné Libéré hasta finales de la década de 1970. La fama se instaló y los consumidores de todo el mundo querían descubrir "la bodega de licores más larga del mundo" de ciento sesenta y cuatro metros.

En los años 1970-1980, con el lema "¡Atrévete a usar vidrio verde!", Chartreuse está ampliando su gama bajo el liderazgo de Chartreuse Diffusion, una estructura creada en 1970 para ventas y publicidad. El licor está disponible en "Chartreuse Orange", "Chartreuse Myrtille" o incluso en el efímero "Chartreuse Framboise". En 1976 se creó una edición especial con motivo del bicentenario de Estados Unidos, aunque el cóctel "Swampwater", elaborado con jugo de piña y "Green Chartreuse", tuvo un éxito increíble en todo el Atlántico. Pero esta hermosa historia tuvo un final abrupto, lo que obligó a la marca a adaptarse a un mundo que experimenta un cambio profundo desde 1982.

Más información
1983-2010 En la encrucijada de los caminos
Cocktails Chartreuse

Disminución de la popularidad
Si bien el Charterhouse ha ganado fama internacional, es de los Estados Unidos de donde llegan las malas noticias. La crisis golpeó las ventas de licores y estas colapsaron al otro lado del Atlántico en 1983. Siguió un período de disminución de las ventas, también debido a la disminución de la popularidad del licor. Los mercados francés y europeo también se ven afectados. Como en 1789, como en 1903, como en 1935, los cartujos levantarán la cabeza y confiarán en la calidad de sus recetas y de sus licores.

A principios de la década de 1980, los licores Chartreuse sufrieron una gran crisis. "Swampwater", un cóctel popular en los Estados Unidos, ya no está de moda. El mundo de la coctelería y los consumidores están marcando nuevos códigos. En 1983, las ventas de "Chartreuse Verte" colapsaron, los sucesivos aumentos en los impuestos y las regulaciones sobre las bebidas alcohólicas debilitaron considerablemente el mercado francés. Los cartujos ya no tienen recursos publicitarios, pero tienen tiempo con ellos. Lo toman y logran, en dos décadas, levantar la marca, en base a un nuevo equipo comercial exclusivo, una nueva clientela, nuevos eslóganes... La marca es conocida, pero el gusto mucho menos. Deciden hacer (re)descubrir y degustar sus licores. Ahora se basan en la tendencia de productos regionales y auténticos. Desarrollaron así nuevas fórmulas como el Génépi des Pères Chartreux, una auténtica bebida de montaña, creada en 1984, y el licor del IX Centenario, el mismo año, que conmemora la llegada de San Bruno en 1084.

Una nueva comunicación apoyará este profundo cambio en la identidad de la marca, que ahora centra su mensaje en la región, la tradición, la naturaleza y el lugar de fabricación en el corazón de los Alpes franceses. A mediados de la década de 1990, las ventas empezaron a subir de nuevo en Francia y los mercados exteriores se abordaron de forma específica uno a uno.

Como parte de esta renovación y cambio, los cartujos se repatriaron a Francia y comercializaron un gran stock de botellas viejas que quedaban en la destilería de Tarragona, que acababa de cerrar (1989). Se crea una edición episcopal (una mezcla de un tercio de verde y dos tercios de amarillo) para celebrar el 50 aniversario del regreso oficial de los cartujos a Francia (1990). A pesar del cierre de la legendaria destilería de Tarragona, España sigue muy apegada al licor. Incluso se organizó una exposición en 1994, en homenaje a la Cartuja, que se había convertido en la bebida oficial de las fiestas de Santa Tecla. Con el paso del año 2000, los licores "Chartreuse Verte" y "Chartreuse Jaune", como el Elixir y la serie especial, vuelven al imaginario colectivo de los espíritus.

La apuesta está a punto de ganarse. En 1999 se lanzó un Episcopal de un litro y, en 2003, como ejercicio de estilo, un Episcopal cromado de 35 cl se convirtió en una necesidad para los coleccionistas. En el siglo XXI, el Chartreuse es uno de los principales elementos del mundo de la coctelería en los cuatro rincones del mundo y está en el menú de las mejores mesas. En 2008, nació la "Cuvée des Meilleurs Ouvriers de France", todavía realizada por los Padres Cartujos en el mayor secreto, pero en colaboración con los Mejores Sumilleres de Francia.

Más información
Desde 2010 Horizonte 2050

Desde 1084, los cartujos se han asegurado su propia subsistencia según su ideal: « Sobrevivir sin pedir nada». Durante sus 900 años de existencia, han aprendido a tener resiliencia para adaptarse y conservar su saber hacer: el tiempo pasa, la Chartreuse permanece.

El éxito nacional e internacional de Chartreuse está bien establecido, más de doscientos cincuenta años después de la creación de su Elixir. Ya presente en el mundo de la gastronomía y en el mundo de la coctelería, la Chartreuse se ha convertido en un mito en la cultura popular. Después del director estadounidense Quentin Tarantino, después de Bruce Springsteen que habla de ello en su biografía, Amélie Nothomb en sus libros, Franck Zappa en sus canciones y Tom Waits que la evoca, el mítico grupo de rock ZZ Top publica una canción homenaje en 2012 con la título evocador: Chartreuse - pronunciar en texano "Chartrousssse" - después de haber redescubierto el licor a principios de la década durante el festival Musilac en Aix-les-Bains.

Desde hace varios años, se han creado nuevas ediciones del licor, como la serie limitada "Vertes et Or" reservada solo para la ciudad de Voiron en 2015 con motivo de las celebraciones de Chartreuse y en homenaje a la ciudad que acogió la destilería ochenta años antes; pero también una edición especial creada en 2017, un coupage de Amarillo y Verde utilizado para hacer la bebida oficial de las fiestas de Tarragona, símbolo de un largo siglo de relación entre el licor y la ciudad catalana. En 2015, nació una botella excepcional producida en solo doscientos cuarenta ejemplares: la "Une Chartreuse" y renovada cada año según el principio de una Solera - o reserva perpetua -. En 2019 le toca el turno al licor de "Foudre 147", que aún envejece en la bodega Voiron, vendido en exclusiva en la boutique Chartreuse. Finalmente, en 2021, el regreso confidencial de los cartujos a Francia como destiladores un siglo antes se celebra con una serie limitada: “Marsella 1921-2021."

Para cumplir con las expectativas de este nuevo milenio, Chartreuse inauguró la destilería de Aiguenoire el 30 de agosto de 2018. Esta elección no es insignificante ya que esta tierra fue lugar de obediencia de los cartujos desde 1618 donde poseían un molino y un granero, terreno que les fue arrebatado durante la Revolución Francesa (1790). Ubicado en el corazón del macizo de Chartreuse, es un verdadero regreso a casa para los monjes. Para hacer visible esta identidad múltiple del licor, una serie de películas de varios episodios titulada Seasons ofrece, desde 2017, descubrir las múltiples facetas de Chartreuse. Esta serie web aborda diferentes temas, entre los que se encuentran el saber hacer, la tradición, la historia, el mundo de los bares, la gastronomía y el espíritu festivo del licor. A partir de ahora, el futuro del licor es puesto en perspectiva por el proyecto Grand Avenir (2015) : anticiparnos al futuro, encajándonos de lleno en el presente y manteniéndonos fieles a los legados del pasado. En 2022, el sitio Caves de la Chartreuse en Voiron se convertirá en el lugar de la cultura y la historia de Chartreuse.

Más información
Créditos fotográficos : Bandera : © Pascal Flamant / Los orígenes del Élixir : © Chartreuse Diffusion / El nacimiento de un licor : © Stéphane Couchet / La creación de une marca : © Chartreuse Diffusion / El viaje de las destilerías : © Chartreuse Diffusion / La creación de una nueva identidad : © Chartreuse Diffusion / En la encrucijada de los caminos : © Pascal Flamant / Horizonte 2050 : © Chartreuse Diffusion